poemas de texto

GRITO 

 

(A Munch, cuando hasta la soledad ha sido robada)

 

Sordo el eco,

una pareja continúa

el lánguido paseo.

Acaso una fuga; en todo caso

una dirección contraria.

 

Un hombre contempla

la corriente mansa,

ciego si el cielo

se ha vuelto cárdeno,

si las nubes se retuercen,

si con esquirlas de hielo

el dolor estalla

o el puente susurra

un se acabó, no hay más nada

 

 

CÓMO ES 1984?

 

(Contra SKIN KIE y para Chema López)

 

 

 

Cadenas, niñas, risas, rejas

esparcidas de dolo/ro/sa violencia centrípeta.

Eterna colisión de llanto y corazón

que reflejando(nos) expone

objetos, a ser(es) cribados

entre calles y sueños,

fáciles blancos

en el espejo,

los dedos

enervados,

asustados

los labios,

hacia simientes y raíces

temblorosas las miradas

y apasionados, tiernos,

apretados los pinceles

contra telas, muros, papeles…

las tintas cargadas.

 

 

 

 

Veinticuatro horas en la vida de Nadie

 

 

 

Nocturno

 

Hay noches que son lamento,

lamento de grito opaco,

de gemido seco,

de desuelo.

 

Hay noches que no son noches:

lamento desnudo solo.

 

Hay noches que son lejano

remoto dolor aullido,

de ausencia siempre,

de nunca.

 

Hay noches que no son noches:

son jamás.

 

Y hay noches que no son

lamentos lejanos aullidos secos ausentes.

Son noches difíciles.

 

 

 

Diurno

 

Hay días que son blanco,

claridad mate sin huecos,

luz llana continua,

tenue superficie

rasa,

sin accidentes;

plano certero:

blanco.

 

Hay días que son buenos,

buenos días,

buenas intenciones,

amable transcurso plácido del tiempo,

los mejores

deseos.

 

Y hay días que no son

sino malos días,

días que no son días

cuando esperan la noche.

 

 

ALTERACIÓN

 (Mirando a Víborg )

 

 

Poesía para transformar el mundo,

me dijeron.

 

Y apenas me alcanza

para desplegar el mío,

para conmover

                                       el tuyo,

                           para compartir,

                   para que sea nuestro

siquiera esto.

 

Pequeños engranajes de la Historia,

al menos.

 

 

  

REFERENCIA

 

He decidido ordenar

todos mis recuerdos

y escoger bien el lugar

donde ponerlos.

 

El recuento será habitual

conforme recale el invierno

para cuando alguno falte

jugar la carta blanca de pensar

que, por calentarme,

quizá lo echase al fuego.

 

Insomnios, empeños, anhelos

y un par de sucesos

tendrán también su hueco

vacío, pero cierto.

 

Todo ello

no sea que me vuelva a pasar

lo de la otra noche:

en mi propia casa

y casi me pierdo.

 

  

 

RECONOCIMIENTO

  

Creo ver al poeta y lo figuro

de soledad llenando la alameda,

gris el cielo, el suelo y el abrigo,

inconfundible,

con un libro asomando del bolsillo.

 

Aunque en las chimeneas de las fábricas,

en los mascarones de proa de los barcos,

provista la maleta de un ladrillo

en el exilio,

con girasoles,

alfabetos,

en pilas de Volta ahogadas las avispas,

desertando de la muerte o de la vida,

de otras soledades,

sobre la indolencia, llorando,

es donde lo he encontrado.

  

 

 

VIEJOS

 

Sencillo y áspero,

de pana y esparto

él.

 

Ya sin sueños,

de negro y llanto

ella.

 

  

 

LA TERNURA DE LOS PUEBLOS

  

Llegaron a un acuerdo:

dos toneladas de bonos,

una comisión de expertos en alza,

varios equipos de provecho,

interesantes ventajas,

beneficiosas acciones

y bálsamos con descuento,

en concepto de intenciones,

del 0’7%.

 

 

CREENCIAS

 

 

Creemos que amamos.

 

A veces

con venenoso

amor venenoso.

 

Creemos que amamos

 

                     a veces.

 

 

PASAJE

 

Suplanto con mi mano

las mariposas alrededor de tu pelo

mientras que de la boca derramo

un flujo angosto de voz

que apenas ha podido

ser pronunciado:

 

Hoy

ya no

eres tú

a quien espero.

 

 

POETA POBRE, VIEJO Y FEO

                                                                                                                                (De un autorretrato)

Vencido y convencido

de que mis ideas

eran para mí

ideales

solo,

mientras tanto

las fui haciendo añicos.

 

Entre los trozos convivo ahora revuelto

por el suelo.

 

 RETRATO

 

Hay quienes –no muchos,

pero incluido yo mismo-

que dicen que urdo

representaciones ocasionales en un acto, que escribo

poemas.

 

Lo mismo que duermo o lato.

 

 

TEMERARIO

 

Después de escribir

y de releerlo despacio

articulando sílaba a sílaba,

constatando letra por letra

que me gusta vivir

la vida, que me arrastra

 

…siguió sin importar mucho

esa certeza

con que me la estaba quitando.

 

 

 

¿Y para qué

 

coño

 

quiero yo

 

mi lengua?

TRASCENDENTAL

                                                     (a Víctor Gómez Pin)

 

 

 

 

 RECOLECTA

 

Con el buen tiempo

y el calor

va llegando

la temporada del cayuco.

 

Occidente se prepara

para recoger sus frutos.

 

 

 

PIES DE BARRO

 

Héroes no faltan

a los que el Miedo Mayor,

por todas partes,

por todos lados,

súbita y continuamente,

les susurra:

 “no eres ni quien dices ni quien eres”.

 

Quizá sea heróico vivir así.

 

 

New Age Haiku

 

Cuando niño

me debatía perpetuamente

entre llegar a ser bombero

o pirómano, que también tiene su aquel.

 

Ahora

estoy aprendiendo japonés.

 

 

Hasta  pronto

 

la despidió el amigo;

hasta  pronto, incluso

yo también les anuncio

a ambos

y a ti mismo.

 

Hasta  pronto,

en el mismo sitio

otra vez

en la nada juntos.

 

 

 

DETENERSE

 

 

                                                    (A Dizzy Gillespie, una tarde que estuvimos solos y sonaba "I can’t get started")

 

No es posible,

tú lo sabes,

¿cómo interrumpir una nube,

descansar un corazón

o distraer a un animal

que escapa?

 

CUARTA EDAD

                                                                                (Viejos, mas no gastados)

 

Abril en otoño

coquetea pálido al fracaso

trémulo contra el miedo

del ábaco y los años;

abdica temerario

en favor de la vela

aún prendida

del horizonte próximo

y el tiempo.

 

(Todos los puentes

cruzan el invierno).

 

 

EMIGRANTES

 

A la alegría, desde entonces,

a veces se la ha visto

en la sonrisa recordada

de quienes se fueron para siempre

o definitivamente

para volver de vez en cuando.

 

 

PALABRAS PARA JOSÉ AGUSTÍN

 

No se conocen las circunstancias de su muerte porque estaba sólo

en su casa

en aquel momento,

aunque, según sus allegados,

lo encontraban últimamente muy deprimido.

En todo caso, lo cierto y verdad -lo dice la prensa- es que

sobre las cuatro de la tarde, desde la ventana de su domicilio, se precipitó.

 

 

SUEÑO DE VIAJE

 

 

A la atención de L. M. Panero (Mondragón)

 

 

 

Se extiende desde lo lejos

y se identifica como un sueño.

Necesidad de evocar

para perder lo inmediato.

 

Descanso

con la tranquilidad de 100 horas ausentes.

 

Tridimensional horizonte;

vasto sueño de viaje.

 

En una esquina

perspectivas con aristas.

Lineal pensamiento

en el borde de la diana.

Geométricas leyes de la exactitud

que no dejan lugar

ni al espacio predeterminado.

No tengo sitio; por eso

onduladamente navego.

No me deslizo,

lo hago todo a través

y, aunque sea sinuoso,

no me pierdo.

 

Dos días de algodón están encima

y desearía como hundirme mañana.

Quizá pueda llevarlos conmigo.

 

Otro punto no cardinal:

enfoque,

luz centrada…

esencia común de Darwin,

pueblo de hormigas

organizadas en un caos ante el fuego,

marea emergente.

 

Tiempo inútil;

más tiempo:

más inútil;

2 no es número mágico,

arde gritando.

 

Maravilla de lo inmóvil;

eso es color transformándose.

 

Ni siquiera un instante.

 

Acaso cambie yo,

 

deprisa,

deprisa,

deprisa.

 

Ahora.

 

 

 

PLAZAS DE SOBERANÍA

  

Brecht, el pródigo, decía:

hablen otros de su vergüenza;

yo hablo de la mía.

 

Y sintiéndome acusado,

con el dedo señalado,

pronuncio, por ejemplo,

solo por ejemplo,

visados, pateras,

muros, verjas,

Ceuta

o Melilla.

 

LUZ

 

Invernaderos,

transparentes carceleros

de sol y jornaleros.

 

VOZ

 

En tu silencio

oigo ya los ecos

de tu adiós.

 

DUDA

 

Una noche más

compongo desalentado

la memoria reciente

de un beso copiado

a la sombra nebulosa de un deseo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s